Otras circunstancias derivadas del robo de un vehículo

Continuamos con los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de analizar el seguro voluntario con robo. En este sentido, cuando se produce el robo completo de un vehículo o de sus neumáticos, la compañía aseguradora debe indemnizar con una suma que oscila entre el 80 y el 100% de su valor de venta (de mercado) en el momento inmediatamente anterior al siniestro.

Coche robado

Captura de garajelujan.com

Por otra parte, si han sido sustraídas piezas que constituyen partes fijas del vehículo, se indemniza con una suma de entre el 80 y el 100% de su valor de nuevo (el correspondiente de la pieza como nueva, con las mismas características que la siniestrada).

De igual modo, se cubren los daños (entre el 80 y el 100%) que se produzcan en el vehículo durante el tiempo en que, como consecuencia de la sustracción, se halle en poder de personas ajenas, así como los daños ocasionados por intento de robo. El 20% que, en su caso, quede fuera de la cobertura del seguro no puede ser garantizado mediante otro seguro. Corre a cuenta del asegurado.

Exclusiones habituales

Quedan habitualmente excluidos de esta modalidad del seguro voluntario los siguientes casos: si la sustracción se produce por negligencia grave del asegurado, del tomador o de las personas que de ellos dependan o que convivan con ellos (por ejemplo, por haber dejado las puertas o las ventanillas abiertas, o por dejar las llaves puestas).

Esta modalidad de seguro tampoco cubre el robo si son autores, cómplices o encubridores de la sustracción los familiares del asegurado o del tomador, hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, o los dependientes o asalariados de cualquiera casino online de ellos.

En caso de recuperar el vehículo

Si se recupera el vehículo dentro de un plazo fijado en la póliza (generalmente 30 o 40 días), el propietario-asegurado está obligado a admitir su devolución. Por el contrario, si no es recuperado en dicho plazo, el asegurador tiene que indemnizar al asegurado.

Si se produjese la recuperación una vez transcurrido el plazo estipulado y la pagada la indemnización, el vehículo será propiedad del asegurador, quien, en todo caso, deberá ofrecerlo al asegurado. Éste podrá optar entre admitirlo y devolver la indemnización recibida, o rehusarlo, con lo que la propiedad será definitivamente transferida al asegurador.

En este último caso, el asegurado se compromete a suscribir cuantos documentos fuesen necesarios para hacer efectiva la transferencia al asegurador o a la persona que éste designe.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!