Guía básica de la distancia de seguridad

Compartir...Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Conducir correctamente puede ser todo un arte. Son muchos los aspectos que los conductores descuidan a diario. Las prisas, las malas costumbres… varios son los factores que hacen que un conductor no respete ciertas normas. Uno de estos factores a tener en cuenta es la distancia de seguridad. Por eso, vamos a ver una guía básica de la distancia de seguridad.

Guía básica de la distancia de seguridad

Guía básica de la distancia de seguridad

Según un estudio del 2014, cinco millones de españoles no respetan la distancia de seguridad. Más de 2.000 personas fueron las implicadas en accidentes con víctimas por no respetar este parámetro. 150 fueron los fallecidos en 2013 por estas circunstancias. Motivos más que suficientes para aprender a mantener una distancia de seguridad adecuada con el vehículo que nos precede.

¿Qué es la distancia de seguridad?

Según la legislación actual española, no mantener la distancia de seguridad puede suponer motivo de infracción y pérdida de hasta cuatro puntos del carné. La normativa establece que es aquella distancia que se debe guardar entre nuestro vehículo y el que nos precede. De tal manera que se pueda detener el coche en caso de emergencia y frenazo brusco sin terminar en colisión.

No existe un dato fijado, exacto para esta norma. Entre otras cosas, se trata de una distancia que varía según el tipo de la vía o las condiciones del tráfico. Pero se pueden aplicar una serie de trucos y consejos con los que obtener esta distancia. De esta manera, se puede conseguir reducir un gran número de colisiones al año.

¿Cómo calcular la distancia de seguridad?

Son muchos factores los que hay que tener en cuenta a la hora de calcular la distancia de seguridad. Para empezar la densidad del tráfico o el estado de la calzada, si está seca o mojada. No hay que olvidar el estado del propio vehículo, principalmente neumáticos y frenos.

Una regla básica a seguir es la del medio metro. Consiste en multiplicar 0,5 por cada km/h al que vayamos. De esta forma, si vamos a 100km/h nos saldrá que debemos de mantener 50 metros con el vehículo que tenemos delante.

Otra opción es optar por el truco de los dos segundos. Para ello habrá que buscar un punto fijo en la carretera y contar el tiempo que tardamos hasta allí desde que el coche que tenemos delante pasa por ese punto. Si no llegamos a dos segundos significa que vamos demasiado cerca del otro coche. En caso de lluvia o nieve habrá que contar tres segundos.

Y tú ¿conoces otras formas de calcular la distancia de seguridad?

Foto | Fotolia.com

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!