¿Qué consecuencias tiene el impago del impuesto de circulación?

Compartir...Share on Facebook0Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Cuando somos propietarios de un vehículo nos damos cuenta la cantidad de gastos que supone: seguro del automóvil, gasolina, impuestos…

¿Qué consecuencias tiene el impago del impuesto de circulación?

¿Qué consecuencias tiene el impago del impuesto de circulación?

Uno de esos impuestos es el llamado Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) o más comúnmente conocido como el impuesto de circulación o “el numerito”. Pero, ¿qué consecuencias tiene el impago del impuesto de circulación?

Información general sobre el IVTM

El IVTM es un impuesto que pesa sobre la titularidad de los vehículos y cuyos propietarios residan en el correspondiente municipio. Por consiguiente,  el titular del vehículo en cuestión es el encargado de pagarlo en el ayuntamiento correspondiente.

A pesar de que en cada municipio la cuantía varía considerablemente, este impuesto es obligatorio en toda España. Solo algunos casos están exentos de pagarlo y son comunes para todos los territorios.

Consecuencias del impago del impuesto de circulación

Como comentábamos, al ser un impuesto obligatorio, el no pagarlo tiene una serie de consecuencias.

El recibo de pago es uno de los documentos que hay que llevar obligatoriamente entre los papeles del vehículo. En caso de que la policía nos pida la documentación del vehículo, si no tenemos el recibo del impuesto de circulación no estaremos cumpliendo la normativa y procederán a ponernos una multa.

En lo referente al seguro de nuestro vehículo, es posible que en nuestra póliza aparezca que para que sea efectiva el coche debe cumplir la normativa vigente. Esto quiere decir que si es nuestro caso y tenemos un accidente o cualquier problema y la compañía aseguradora se entera de que no tenemos pagado el impuesto de circulación, es posible que no se hagan cargo del coste de la reparación porque no hemos cumplido con nuestra parte del contrato.

Otras de las consecuencias del impago del impuesto de circulación es que no podremos ni traspasar ni dar de baja el vehículo. Para realizar estos trámites es necesario presentar el recibo del último año del IVTM y si no lo tenemos no es posible. Además, para pagar el último hay que estar al corriente de los anteriores.

Por último, son los ayuntamientos los encargados de realizar este cobro. Si en su base de datos aparece como impagado, nos lo reclamarán. Si seguimos haciendo caso omiso se irán incluyendo recargos por atrasos. En algunos casos pueden proceder al embargo de bienes (el vehículo) o de las cuentas.

Foto | Fotolia.com

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!