Del seguro a terceros al seguro a todo riesgo

El seguro de responsabilidad civil voluntario cubre varios conceptos. El primero de ellos es el pago a los perjudicados de las indemnizaciones a que diera lugar la responsabilidad civil del asegurado o del conductor.

Accidente de coche

Captura de myokyawhtun.com

Asimismo, este seguro también incluye el pago de fianzas que, por responsabilidad civil, fuesen exigidas por los tribunales al asegurado o conductor (hasta los límites pactados).

En tercer lugar, la defensa del asegurado en cualquier procedimiento judicial que se derivase de un siniestro amparado por la póliza; el asegurador asume, salvo pacto de lo contrario, la dirección jurídica frente a la reclamación del perjudicado, designando a los letrados y procuradores que representarán y defenderán al asegurado en las actuaciones judiciales que se siguiesen en reclamación de responsabilidades civiles cubiertas por la póliza.

Exclusiones habituales

Es habitual que este seguro no incluya la reparación o cobertura de los daños producidos al tomador de la póliza, así como que tampoco contemple la indemnización al asegurado, al propietario o al conductor del vehículo, si fueran diferentes al primero.

El conductor está expresamente excluido best online casino del seguro obligatorio y, por lo tanto, también queda fuera del ámbito de este seguro de responsabilidad civil voluntario.

Se puede excluir en la póliza incluso al cónyuge y a los familiares de los anteriores, hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad, cuando estos últimos convivan habitualmente con ellos.

Daños al propio vehículo

Este seguro es conocido como seguro a todo riesgo del automóvil. Cubre, dentro de los límites establecidos en las condiciones particulares de la póliza, los daños que pueda sufrir el vehículo asegurado como consecuencia de un accidente que se produzca por una causa exterior, violenta e instantánea, o por incendio o explosión.

En todo caso, este seguro es totalmente independiente a la voluntad del conductor y el vehículo debe hallarse circulando por las vías públicas, parado o siendo transportado (excepto si lo es por vía aérea o marítima). Dicho de otra forma, este seguro cubre los daños producidos a terceros y los daños sufridos por el vehículo propio, aunque fuera este último el causante del accidente.

Si el siniestro impidiese el desplazamiento del vehículo por sí mismo, el asegurador corre también con los gastos de grúa y de transporte del vehículo hasta el taller más cercano al lugar del accidente, para proceder a su reparación.

Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!